jueves, agosto 01, 2013

LECTURAS DEL MIÉRCOLES 21 DE AGOSTO DEL 2013.

PRIMERA LECTURA. Jueces 9,6-15.

6Los de Siquén y todos los de Bet Milló* se reunieron para proclamar rey a Abimelec, junto a la encina de Siquén.
7En cuanto se enteró Yotán, fue, y en pie sobre la cumbre del monte Garizín, les gritó a voz en cuello:
8-¡Oídme, vecinos de Siquén, así Dios os escuche! Una vez fueron los árboles a elegirse rey, y dijeron al olivo: Sé nuestro rey. 9Pero dijo el olivo: "¿Y voy a dejar mi aceite, con el que engordan dioses y hombres, para ir a mecerme sobre los árboles?" 10Entonces dijeron a la higuera: "¿Y voy a dejar mi dulce fruto sabroso para ir a mecerme sobre los árboles?" 12Entonces dijeron a la vid: "Ven a ser nuestro rey. 13Pero dijo la vid: ¿Y voy a dejar mi mosto, que alegra a dioses y hombres, para ir a mecerme sobre los árboles?" 14Entonces dijeron todos a la zarza: "Ven a ser nuestro rey". 15Y les dijo la zarza: "Si de veras queréis ungirme vuestro rey, venid a cobijaros bajo mi sombra, y si no, salga fuego de la zarza y devore a los cedros del Líbano".

Explicación.

9,6 * = El Terraplén podría ser un barrio o una sección fortificada (una alcazaba). Es notable la aliteración de este verso, montada sobre las consonantes del rey mlk. 

9,7 Es un poco exagerado decir que desde la cumbre se hace oír; el efecto es más bien exaltar su figura y su púlpito; recuérdese Is 13,2; 40,9. Sus primeras palabras son un nuevo alarde de aliteración.

9,8 El apólogo no parece de origen israelítico, ya que pone en bina complementaria a dioses y hombres. El estilo se basa en la repetición sucesiva de fórmulas, al gusto popular infantil; el ritmo varía levemente algunas fórmulas; repetición y cambios preparan y subrayan el elemento final. Olivo, higera y vid (o parra) son plantas básicas en la economía del país; con ellos contrasta la nobleza de los cedros del Lïbano (de buena madera, pero sin frutos) y la mezquindadn dañina y peligrosa de la zarza.

9,9 El verbo kbd significa engordar, enriquecer, sustentar, honrar. El aceite se usa también en el culto y para ungir reyes y sacerdotes. La primera visita de los árboles es para ungir al olivo: ¿hay ironía en la propuesta?, ¿hay una alusión al primer intento de ungir a Gedeón?

9,13 Alegrar o también festejar.

9,15 No carece de ironía que la zarza ofrezca su sombra, su asilo, a los árboles; en cambino no extraña que sea causa de un incendio forestal. El tema del fuego y las ramas se materializa en 48-49; el tema de la sombra resuena con otra función en el v.36. La parábola es ya bastante significativa: los nobles cedros de Siquén han elegido rey a una zarza siniestra que será su ruina.

SALMO. 21,2-7.

2 Señor, el rey festeja tu fuerza,
cómo celebra tu victoria.
3 Lo que deseaba se la has concedido,
no le has negado lo que pedían sus labios.
4 Te adelantaste a bendecirlo con bienes,
le has puesto en la cabeza una corona de oro.
5 Vida te pidió y se la concediste,
años que se prolongan sin término.
6 Grande es su prestigio por tu victoria,
le has conferido honor y majestad.
7 Le has otorgado bendiciones incesantes,
lo colmas de gozo en tu presencia.


Explicación.

 21, 1-7 PRIMERA PARTE. El rey asiste silencioso y la comunidad se encarga de expresar sus sentimientos de gratitud. El Señor le ha concedido bendiciones, longevidad, corona, gloria y honor, alegría. Dones que no responden a las peticiones de Sal 20, centradas en la batalla, sino que abarcan todo el reinado.

21,3 Sobre deseos cumplidos: Prov 11,13; 13,12.

21,4 Se puede pensar en bendiciones dinásticas, paralelas a las patriarcales y de alianza, según 2 Sm 7,29.

21,5 La petición no responde a la de Salomón en 1 Re 3,5. Longevidad equivale a largo reinado: Sal 72,5.

 TRANSPOSICIÓN CRISTIANA.

Al aplicar este salmo a Jesucristo adquieren nuevo significado las palabras corona, vida, gloria, gozo. Para la corona véase Heb 2,9; para la vida Jn 5,26; para la gloria Jn 13,31; para el gozo Jn 15,11.

EVANGELIO. Mateo 20,1-16.

1 porque el reinado de Dios se parece a un propietario que salió al amanecer a contratar jornaleros para su viña.
2 Después de ajustarse con ellos en el jornal de costumbre, los mandó a la viña.
3 Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo
4 y les dijo:
                      - Id también vosotros a mi viña y os pagaré lo que sea justo.
                      5 Ellos fueron.
                      Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo.
6 Saliendo a última hora, encontró a otros parados y les dijo:
                      - ¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?
                      7 Le respondieron:
                      - Nadie nos ha contratado.
                      Él les dijo:
                      - Id también vosotros a la viña.
                      8 Caída la tarde, dijo el dueño de la viña a su encargado:
                      - Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros.
                      9 Llegaron los de la última hora y cobraron cada uno el jornal entero.
10 Al llegar los primeros pensaban que les darían más, pero también ellos cobraron el mismo jornal por cabeza.
11 Al recibirlo se pusieron a protestar contra el propietario:
                     12 - Estos últimos han trabajado sólo una hora y los has tratado igual que a nosotros, que hemos cargado con el peso del día  y el bochorno.
                     13 Él repuso a uno de ellos:
                     - Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No te ajustaste conmigo en ese jornal?
14 Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último lo mismo que a ti.
15 ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera con lo mío?, ¿o ves tú con malos ojos que yo sea generoso?
                     16 Así es como los últimos serán primeros y los primeros últimos.

EXPLICACIÓN.

"Todos", lit. "muchos", en el sentido de totalidad discreta: aunque sean primeros, adjetivo con sentido concesivo. La viña, figura del pueblo de Dios, antes Israel (Is 5,7; Sal 80,9s.15s), ahora la comunidad de Jesús (20,1). La parábola ilustra el principio inicial (19,30): la cantidad o calidad del trabajo o del servicio, la antigüedad, las diversas funciones, el mayor rendimiento no crean situación de privilegio ni son fuente de mérito, pues el servicio es respuesta a un llamamiento gratuito. El sentimiento del propio mérito crea descontento y división (11s.15). El servicio no se hace por deseo de recompensa, sino por la espontánea voluntad de ayuda a los demás (5,7.9). Se trabaja por crear igualdad, y ésta debe ser patente en la comunidad (cf. 18,1-5).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada